El material de mulching como abono

El material de mulching como abono

La naturaleza nos ofrece a los seres humanos muchos conocimientos, y no es una excepción en el tema del mulching. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que nos muestra el uso que podemos dar al material de mulching en nuestro jardín. Sólo tienes que darte un paseo por el bosque en otoño y verás que el suelo está cubierto por una capa de ramas, hojas o agujas de los pinos que han caído al suelo desde los árboles. Bajo esta capa encontramos el caldo de cultivo ideal para el suelo: un suelo rico en humus, nutrientes y humedad. ¿Por qué no aprovecharlo?

El humus hace el trabajo por ti
Si cubres tus plantas y mazos de flores con mulching, estás ahorrándote un montón de trabajo y, además, consigues unas buenas condiciones para que las plantas crezcan. Tendrás que regar menos, tendrás la fertilización ya hecha y no hará falta airear el suelo, porque se encargan de todo eso unas pequeñas criaturas que habitan el suelo. Y además, se lucha contra las malas hierbas. Sin luz suficiente y si no se permite a las raices que se desarrollen correctamente, el jardín tendrá una vida muy dura y difícil. 
El mulching se debe hacer durante todo el año, pero la mejor época es el otoño. El material de mulching protege al suelo del frío y las heladas y le aporta los nutrientes necesarios para regenerarse.

Los diferentes tipos de material de mulching
Se puede adquirir material de mulching de muchos tipos diferentes, desde corteza a serrín. Sin embargo, en esta ocasión queremos centrarnos en los 'deshechos' que se producen con el trabajo en el jardín, como ramas trituradas, restos de césped cortado y hojas. En este contexto, no es correcto usar palabras como 'desperdicio' o 'deshecho'.

Material triturado
Las ramas trituradas son el material ideal para distribuir bajo arbustos y árboles ya arraigados al suelo. También proporcionan un buen sustrato para los caminos. Sin embargo, como la madera produce durante el proceso de descomposición altos niveles de nitrógeno, se ralentiza el crecimiento de las plantas en la que se utiliza como fertilizante. Por lo que recomendamos que se utilicen los restos de césped cortado, a no ser que se pretenda conscientemente que el crecimiento de las plantas sea más lento.

Restos de césped
Los restos de césped cortado sirven para todo. Se pueden coger directamente del recogedor de hierba y utilizarlos en cualquier tipo de terreno. Cuando se usan en plantas y mazos de flores, la capa no debe superar los 3 cm de grosor. Sin embargo, en el césped no es necesario tener en cuenta esta restricción. Para hacer mulching en el césped del jardín, te recomendamos que utilices uno de los cortacéspedes especiales para mulching de VIKING, que tiene una calidad de corte excelente y distribuye los restos cortados a la perfección.

Hojas
En este caso lo mejor es prestar atención al tipo de hojas que vas a utilizar para mulching. No todos los tipos se pueden emplear. Sirven las hojas de abedul, arce, haya o frutales. Pero si las hojas son de nogal, castaño o roble, mejor usarlas en muy pequeñas cantidades o mezcladas con otros tipos. ¿Por qué? Por el ácido tánico, que no se caracteriza por ser demasiado biodegradable y que altera de forma negativa el equilibrio nutricional del terreno.

Consejo para huertos de fruta y verduras: Utiliza deshechos orgánicos que generes en casa para preparar compost para tu huerto. Ya verás como hacerlo te asegura una buena cosecha.

Cookies en la web de VIKING

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestro Aviso Legal.

Aceptar