Cuidado del césped

Todo para tener un césped bonito y resistente.

Cortar

Un corte periódico se traduce en un césped más tupido. Así, las briznas de césped forman nuevos brotes laterales, hojas y retoños, y las malas hierbas no pueden infiltrarse. La altura de corte óptima está entre 3,5 y 5 cm (¡nunca menos de 5 cm en zonas de sombra!). Si la hierba se corta por debajo de su límite de tolerancia, la capa de césped se debilita.

Si el césped está muy alto, es mejor cortar en varias etapas, nunca con un sólo corte. En función de la región, la condición del césped, el clima, etc. se pueden calcular unos 20 a 25 cortes por periodo vegetativo desde mediados de abril hasta finales de octubre, lo que significa una vez a la semana aproximadamente. Un afilado periódico de las cuchillas contribuye a mejorar el aspecto del corte y facilita el trabajo.

Regar

La hierba se compone de casi un 80% de agua. La necesidad de agua del césped depende en gran medida de la temperatura y del suelo. El lema para el riego es: mejor más que menos, mejor pocas veces y más intensamente que muchas veces brevemente. Bajo los árboles y en suelos arenosos se necesita regar más a menudo. Para comprobar si hay agua suficiente se puede realizar la “prueba de la pala”: para ello se recorta un trozo de césped de unos 15 cm de profundidad para comprobar si el agua entra hasta esta profundidad. En este caso, el césped puede soportar un secado superficial.

Abonar

Al comenzar el periodo de crecimiento en primavera (a mediados de marzo), el césped necesita más nutrientes. En caso de no utilizar la técnica de mulching (segar y esparcir la hierba cortada sobre el césped), marzo o abril son buenos meses para el abono primaveral.

Los nutrientes son esenciales para el crecimiento del césped, sobre todo el nitrógeno (N). Favorece la división celular y, así, la renovación de todas las partes de la planta. Una falta de nutrientes se manifiesta en un verde menos intenso y un crecimiento reducido. Los buenos abonos para el césped contienen nitrógeno, potasio, fosfato y magnesio en proporciones equilibradas.

Consejo:

Se debe esparcir el abono uniformemente sobre el césped seco, después del corte, y después regarlo en abundancia. No vuelva a cortar antes de una semana. ¡Y no abone si hace mucho calor!

Mulching

La hierba misma es un excelente abono. Al usar periódicamente un cortacésped para mulching de VIKING, la hierba permanece en el césped, se descompone y constituye una fuente de nutrientes orgánicos.

Importante: la hierba cortada tiene que estar bien triturada y esparcida. El nitrógeno contenido se mineraliza rápidamente y vuelve a la planta con efecto duradero.

Las hojas secas

Hay que retirarlas, y no sólo por razones estéticas, sino porque el césped "se ahogaría" por falta de aire y luz. Mientras siga creciendo la hierba, se puede segar, recogiendo al mismo tiempo las hojas secas. Para el invierno, la hierba no debería superar la altura de corte normal de 4 cms.

Para la visualización de este Flash necesita el Adobe Flash-Player que puede descargar gratuitamente.
(A tener en cuenta: STIHL no se responsabiliza del contenido de páginas externas ni de la funcionalidad de las páginas).